Alerta ONU de aumento de desplazados climáticos

Nairobi, 5 Dic (Notimex).- Los desastres naturales relacionados con el clima causaron el desplazamiento de 117 millones de personas en el mundo entre 2012 y 2016, y la tendencia podría crecer si se carecen de acciones contra el deterioro ambiental.

Las ONU Medio Ambiente alertó del aumento de este fenómeno en los próximos años durante su Tercera Asamblea que del cuatro al seis de diciembre se realiza en esta ciudad, y que reclama resultados en la lucha contra los problemas del medio ambiente como el cambio climático.

El documento indica que se podría volver una normalidad tener que emigrar de muchos lugares de origen debido a los impactos climáticos, y que algunos casos ocurren en zonas donde se juntan a otros conflictos.

En su informe “Frontiers”, la agencia de Naciones Unidas recordó que unos 250 millones de personas viven y trabajan fuera de su país de nacimiento y otras 750 millones ha migrado dentro de su países, y en muchos casos eso impulsa el desarrollo y el progreso.

Sin embargo, recalcó que problemas como la sequía y la inseguridad alimentaria han causado el desplazamiento de 761 mil personas en Somalia, a partir de noviembre del año pasado, y a nivel mundial unos 117 millones entre 2012 y 2016.

El informe refiere que la migración produce cambios ambientales que inciden en la contaminación de la tierra, el agua, y generan problemas como la deforestación, erosión y desertificación del suelo, escasez de agua y pérdida de biodiversidad.

El cambio climático, el crecimiento de la población, el aumento del consumo y la degradación del medio ambiente “probablemente conduzcan al desplazamiento y la migración de un número aún mayor de personas en el futuro”, según el estudio.

Por ello abundó, que este tipo de desplazamiento de personas será una “una nueva normalidad” si no se toman las medidas necesarias para frenar el deterioro medioambiental.

El informe difundido este martes en Nairobi incluye también varias áreas del medio ambiente como la resistencia a los antimicrobianos, los nanomateriales, las áreas marinas protegidas, tormentas de arena y polvo, y soluciones solares fuera de la red.