Bombas molotov, asaltos y violencia registra Secundaria en Chulavista

Lizbeth Jaimes Galindo

Cabo San Lucas.- El director de la escuela secundaria número 36 ubicada en la colonia Chulavista, Edgar Alejandro Rochín lamentó que de agosto a la fecha, por lo menos unos 15 a 20 hechos delictivos y de vandalismo se han suscitado dentro y a las afueras de la institución; asaltos, bombas molotov y violencia hacia alumnas, son algunos de los hechos que viven.

En entrevista para medios locales, el encargado de la institución en ambos turnos, comentó que desafortunadamente, los alumnos están siendo influenciados por algunos grupos de vándalos integrados por jóvenes que viven en los alrededores de la escuela. “Podemos ver cómo nuestros alumnos dentro del plantel empiezan a adoptar algunas costumbres de este tipo de jóvenes que a su vez, tratan de impactar a más alumnos”.

Sin embargo, la violencia también se genera afuera por parte de personas externas que están atentando contra nuestros alumnos y padres de familia.

Detalló el encargado que este tipo de violencia se traduce en asaltos con arma blanca. Desde agosto del año pasado que tomó las riendas de la institución, el director ha tenido registro de por lo menos unos 15 a 20  casos de distinto tipo de violencia.

Menciona que los hechos se han agravado de tal manera que incluso, hay reportes en las que estas personas tratan de despojar a las alumnas de las manos de sus papás. Y ahí, los propios padres protegen a sus hijas hasta con piedras, explica el profesor.

Este tipo de hechos desafortunados implica que los padres de familia supliquen a los directivos que les busquen espacio a sus hijos en otras escuelas para no volver a pasar por esta situación. “Hemos buscado la manera de dar la baja por traslado de alumnos a otras escuelas para evitarle esas experiencias en este tipo de colonias”.

Aunado a ello, señala que acaban de prestar las instalaciones a un Telebachillerato para que brinde ahí sus servicios, pero a las 3 semanas, frente a la escuela y con cuchillo en mano, fue asaltada una joven que hacía su servicio social.

Por si fuera poco, una de las situaciones que están viviendo, tiene que ver con vandalismo hacia las instalaciones pues llegan jóvenes a apedrear los salones en horas de clases. “En fines de semana, han llegado a aventar bombas caseras. Van dos lunes que llegamos y encontramos las ventanas rotas y en una ocasión ya agarró fuego una cortina y estuvo a punto de quemarse el salón”.

Además de los factores sociales, existen condiciones adversas que propician todos estos hechos delictivos y de vandalismo en este complejo educativo; tiene que ver con la falta de alumbrado público en el lugar, la poca accesibilidad que tienen las escuelas pues están en zonas de arroyo. “El alumbrado que tenía la escuela hacia la calle, en diciembre fue quebrado a pedradas para que la zona permaneciera obscura”.

Actualmente estamos pidiendo la reparación de las lámparas al Municipio para evitar un poco estos hechos delictivos.