Con unidades de salud más resolutivas las familias sudcalifornianas reciben hoy mejores servicios médicos

  • Durante su comparecencia ante el Congreso del Estado, el secretario de salud resaltó el fortalecimiento a la plantilla médica de hospitales estatales y la acreditación de unidades de salud

La contratación de nuevos especialistas para los hospitales estatales, lograr que el 89 por ciento de las unidades de salud posea una acreditación vigente por calidad de servicios, el desarrollo de un amplio programa de mantenimiento y modernización de la infraestructura de salud, así como el intercambio de servicios con IMSS e ISSSTE que al otorgar más de 36 mil 600 servicios de salud evitó traslados de pacientes a otras entidades, son algunas de las acciones que la administración del gobernador Carlos Mendoza Davis desarrolló en su primer año de gestiones para ofrecer un mejor futuro a las familias.

Así lo expresó el secretario del ramo en la entidad, Víctor George Flores al comparecer ante el pleno del Congreso del Estado como parte de la glosa del primer informe de labores del gobernador Carlos Mendoza Davis, donde recordó que a inicios de la actual administración,  en Loreto no podían atenderse partos, ni otros procesos quirúrgicos por falta de médicos, de ahí que para solventar esa situación el Gobierno de BCS se abocó a la contratación de siete especialistas en el Hospital de ese municipio para fortalecer la atención a las familias sudcalifornianas, además de contratar un médico internista para el Hospital de Santa Rosalía y un otorrinolaringólogo para el Hospital de Cabo San Lucas.

Estas acciones permiten ofrecer una atención oportuna a quienes radican en estas zonas del estado y evita que sean trasladados hasta la capital del estado para su valoración y tratamiento, con lo que se disminuyen los tiempos de espera y gastos innecesarios para las familias sudcalifornianas, expresó el doctor George Flores en este encuentro con los miembros del Poder Legislativo Estatal.

Asimismo resaltó que para reforzar el acceso de la población a los servicios médicos de primer nivel de atención, la actual administración estatal inauguró el centro de salud de la colonia Leonardo Gastelum en Cabo San Lucas que beneficia potencialmente a 25 mil ciudadanos y el centro de salud urbano “Francisco Cardoza Carballo” en La Paz que con un funcionamiento continuo las 24 horas del día beneficia potencialmente a más de 97 mil personas, así como la unidad básica de salud que creó este Gobierno estatal en Bahía Asunción, municipio de Mulegé, para acercar los servicios médicos a las familias que habitan en esa distante zona de la entidad.

El funcionario estatal dijo que el mantenimiento a la infraestructura de salud es otra de las acciones que el actual gobierno de la entidad ha privilegiado para que la ciudadanía reciba atención médica en espacios adecuados, como es el caso del Hospital Salvatierra que desde su inauguración no había recibido rehabilitación alguna, preventiva o correctiva, hasta que lo hizo esta administración al destinar en 2016 un presupuesto superior a los 11 millones de pesos para su impermeabilización, mantenimiento a la casa de máquinas, rehabilitación integral de la unidad de cuidados intensivos pediátricos, así como trabajo de pintura e imagen institucional del nosocomio.

Adicionalmente se ejercieron 600 mil pesos en fortalecimiento y modernización de las unidades de especialidades médicas, UNEME, y centros de atención primaria en adicciones, CAPA. De igual manera se invirtieron cuatro millones 300 mil pesos en labores de conservación y mantenimiento de los hospitales de Loreto, Cabo San Lucas, San José del Cabo y Santa Rosalía, así como en el Laboratorio Estatal de Salud Pública, en la torre anexa del antiguo Hospital Salvatierra y en oficinas centrales, que en general presentan hoy mejores condiciones físicas para la prestación de servicios que inciden positivamente en la salud de los sudcalifornianos.

También resaltó que en este primer año de gestiones se alcanzó la acreditación del servicio de alta especialidad de cáncer en la infancia y adolescencia del Hospital General “Juan María de Salvatierra”, así como las acreditaciones ante el Gobierno Federal de los centros de salud de Santa Rosa, San Bernabé, la Ribera y el CAPASITS de Los Cabos;  de Villa Zaragoza y la Poza Grande en Comondú, así como el Unidad de Especialidades Médicas en Salud Mental, los centros de salud de Agua Escondida, El Calandrio y el urbano “Francisco Cardoza Carballo”, en el municipio de La Paz.

Esta acreditación de unidades y centros de salud permite acceder a los recursos contemplados por el Seguro Popular para la atención de sus beneficiarios en el estado, destacó el George Flores al abundar que en 2016 se lograron en BCS 19 mil 834 nuevas afiliaciones a ese programa.

Hizo especial énfasis en el compromiso de campaña que el gobernador del estado cumplió en noviembre pasado al entregar a la sociedad sudcaliforniana la primer aéreo ambulancia en la historia de la entidad, la cual ha realizado hasta el momento cinco traslados de pacientes que enfrentaban emergencias de gravedad. El más reciente de una infante de 13 días de nacido que por registrar un mal congénito cardiaco necesitaba su pronto traslado al Hospital Infantil de la Ciudad de México para ser sometido a una intervención quirúrgica en la búsqueda por salvar su vida.

Los esfuerzos institucionales hechos por la actual administración estatal permitieron que se concluyera la construcción del nuevo Hospital de Ciudad Constitución Tomás Guijosa Habiff que en breve iniciará funciones para beneficio de las familias de ese municipio, comentó el doctor Víctor George Flores al puntualizar la gestión hecha por el gobernador Carlos Mendoza Davis, al lograr –en tiempos de recortes presupuestales- que a nivel central se autorizara una inversión superior a los 292 millones de pesos para la construcción del nuevo centro oncológico estatal, que ya está en proceso y que a su término estará dotado de un acelerador lineal y otros equipos vanguardistas que mejorarán radicalmente los tratamientos para los sudcalifornianos con padecimientos cancerígenos.