Enfermos mentales en Venezuela interrumpen tratamiento por falta de medicinas

Caracas, 24 Feb (Notimex).- Más de 200 mil personas con trastornos mentales en diversos grados han debido interrumpir sus tratamientos ante la falta de medicamentos en Venezuela, lo que compromete aún más su situación, alertó el especialista Reinaldo Taioli.

“Estos medicamentos se agotaron hace mucho tiempo y el Gobierno, aparte de no importarlos, prohíbe que los mismos ingresen al país por la vía de la ayuda humanitaria”, precisó el exdirector del Centro de Salud Mental El Peñón, en el conurbano municipio Baruta.

En diálogo con Notimex, el psiquiatra señaló que los pacientes refieren con verdadera angustia que en ninguna de las farmacias del país, incluyendo las grandes cadenas, se consiguen antidepresivos y antisicóticos.

Dijo que en la parte psiquiátrica están confrontando serios problemas por la falta de medicinas, lo que complica el trabajo cotidiano de los médicos porque no encuentran qué medicamento prescribir, ya que todos ellos se agotaron y no han sido restituidos.

“Muchos laboratorios han cerrado y actualmente contamos solo con cinco moléculas diferentes para tratar todos los problemas psiquiátricos que existen, cuando hace casi tres años teníamos cerca de 60, entre antidepresivos, antipsicóticos, tranquilizantes y estabilizadores”, referió.

Asimismo destacó que el componente genético individualizado de cada paciente hace que sea más apropiado el uso de un medicamento que otro, dentro de un mismo grupo, pero cuando hay uno solo la única opción es ordenarlo a ver si con suerte responde.

Señaló que el gobierno debe atender esta situación de emergencia importando estos medicamentos, así como también permitiendo que la comunidad internacional envíe donativos a Venezuela para paliar la crisis hasta tanto se normalice el abastecimiento.

Dijo que los medicamentos faltantes son olanzapina, quetiapina, zolpidex, Lexapro, Prozac, Comenter, Risperidona, Rivotril, Anafranil, Akineton, Venlafaxina, Leponex, Haldol, sertralina, Ativan, Geodon, Tegretol, Lamotrogina, Tafil, Gaba y Alprazolam, entre otros.

Finalmente indicó que actualmente se dispone de un solo medicamento inductor del sueño en el país, lo que dificulta además el tratamiento de pacientes psiquiátricos con problemas de insomnio.