Mangles y pastos marinos de BCS, podrían haber sido afectados por el pasado fenómeno del Niño

Un estudio reciente encabezado por el Dr. Juan Manuel López Vivas, profesor-investigador del Departamento Académico de Ciencias Marinas y Costeras de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, encontró un deterioro en los bosques de manglares de la laguna de San Ignacio, BCS.

La investigación pertenece a un proyecto que comenzó en 2016, cuando el profesor y un grupo de trabajo realizaron una visita al sitio. Los hallazgos de la expedición han revelado que existe un detrimento aproximado del 2% en la parte frontal de los mangles de la zona que, se cree, podría haber sido ocasionado por el calentamiento que dejó el anterior fenómeno del “Niño”.

Además, se han encontrado otras especies afectadas, como los pastos marinos de Bahía Magdalena, los cuales desaparecieron a lo largo de la línea costera, tanto dentro de las lagunas que existen en la región, como fuera de ellas.

“Dentro de las lagunas crece un tipo de planta acuática así como fuera de ellas, en las costas. Luego de que dos estudiantes buscaron sin éxito algunas muestras de estos pastos marinos para llevar a cabo sus trabajos de tesis, se supo que no hubo disponibilidad de dichas especies durante un año; lo cual, lo atribuimos a la temperatura provocada por el Niño y creemos que este factor fue el que afectó también a los manglares”.

Como parte del trabajo que realizan en la actualidad, el Dr. Juan Manuel López, explicó que recientemente recolectaron muestras de sedimentos en lugares donde se tienen registros de pastos marinos de hace más de 30 años, que además se encontraban frente de los manglares.

Por ello, el equipo de investigación realiza análisis para averiguar si existe una disminución en el carbón orgánico en las regiones de estudio, ya que de acuerdo con el Dr. Vivas, éste indica la productividad del sistema biológico de estas plantas.

“Hay organismos en la superficie que se deterioran y mueren, y que se acumulan en forma de carbón en el sedimento. Este residuo orgánico se recicla y se vuelve a integrar al sistema en forma de abono. Cuando se pierden tanto los manglares como los pastos, la presencia del carbón disminuye en los sedimentos al no existir microrganismos que lo descompongan y lo integren al ecosistema”, enfatizó al respecto

Ya que la mayor parte del oxígeno que respiran los seres vivos proviene del mar, el investigador de la UABCS insistió en la importancia que tienen los bosques marinos para la vida en el planeta y, sobre todo, para la producción primaria de los recursos pesqueros, debido a que existe toda una red de especies que dependen de ellos.

Por esta razón, el Dr. Juan Manuel López dijo que actualmente en la UABCS se encuentran trabajando en un vivero especializado en mangles, en el cual están haciendo pruebas con distintas especies y técnicas de cultivo para ver cuáles ofrecen mejores resultados; todo ello, señala, con miras a repoblar algunas zonas afectadas en un futuro.

Pie de foto: El Dr. Juan Manuel López Vivas, profesor-investigador del Departamento Académico de Ciencias del Mar, señaló que los mangles de San Ignacio se han deteriorado

en un 2 por ciento; mientras que los pastos marinos de Bahía Magdalena, desaparecieron por alrededor de un año.