Popularidad de Le Pen se desinfla en la recta final de las elecciones francesas

París, 5 May (Notimex).– La popularidad de la candidata de extrema derecha a la Presidencia de Francia, Marine Le Pen, que alcanzó el segundo lugar en la primera vuelta electoral, se desinfló a sólo dos días de celebrarse los comicios definitivos.

Un signo de esta caída fue la imagen de un grupo de manifestantes contra Le Pen lanzando huevos cuando la candidata presidencial visitaba una empresa en el oeste de Francia.

Le Pen, que visitaba este jueves una empresa de transportes en la ciudad de Dol-de-Bretagne, fue recibida por un grupo de unos cincuenta manifestantes lanzándole huevos y al grito de “¡fuera los fascistas!”.

Protegida por su equipo de seguridad, la líder del Frente Nacional (FN) se refugió de inmediato en las oficinas de la empresa.

Esta visita es una de las últimas en la agenda de la aspirante antiinmigración antes de que los franceses acudan a las urnas para la segunda vuelta de las presidenciales.

Le Pen protagonizó junto a su contrincante Emmanuel Macron, favorito de las encuestas, un virulento debate televisivo, en el que intercambiaron insultos y acusaciones.

Según las encuestas, Macron, un joven centrista de 39 años, derrotaría a Le Pen en los comicios del domingo con alrededor del 60 por ciento de los sufragios.

Su último cartucho para repuntar fue la difusión de un documento falso sobre una presunta empresa de Emmanuel Macron en un paraíso fiscal.

La Fiscalía de París abrió una investigación preliminar sobre la mentira, lanzado por medios estadunidenses favorables a Donald Trump, multiplicado en las redes sociales por cuentas rusas y esgrimido por la propia Le Pen en su furiosa discusión televisada con Macron.

La agresividad y la falta de respeto que mostró en el debate causaron malestar, incluso entre sus votantes potenciales.

El propio Jean-Marie Le Pen, padre, aliado y enemigo de Marine Le Pen, opinó que su hija no había estado a la altura en un momento decisivo. “Fue un enfrentamiento viril, como un combate de boxeo, pero ella no logró desestabilizar al hierático Macron”, explicó.

Francia vivirá este viernes el último día de la actual campaña electoral con vistas a los comicios presidenciales del domingo.

Ambos candidatos tendrán este viernes las últimas oportunidades de ir al encuentro de los votantes y movilizarlos a su favor, cuando se acerca el día crucial en que los ciudadanos deberán elegir al jefe de Estado para los próximos cinco años.

A partir de la medianoche comenzará a regir el silencio electoral, por lo cual quedarán prohibidas las declaraciones públicas de los postulantes o personalidades políticos, mientras las empresas encuestadoras no podrán difundir sondeos.

La candidata del Frente Nacional se reunió ayer con sus simpatizantes en Ennemain (norte de Francia), donde se presentó una vez más como la representante del pueblo.

‘He sido la portavoz de esos millones de franceses que no quieren seguir siendo humillados, que el sistema rechaza con una fuerza y una persuasión que ya no nos cegará jamás’, afirmó.

La candidata ultraderechista advirtió que la victoria de su rival, Emmanuel Macron, el próximo domingo supondría “la desaparición de nuestro país como lo conocemos”.

Le Pen insistió, en una entrevista en la emisora RTL, en que su “objetivo es ganar esta elección presidencial”, al ser cuestionada sobre los comentarios de algunos de sus apoyos que se darían por satisfechos si finalmente obtiene un 40 por ciento de los votos.

Añadió que la victoria de Macron significará “la desaparición (de Francia) por la sumersión migratoria, a la que no se opondrá por su sumisión a la política de (Angela) Merkel (la canciller alemana), del estrago social, de la ultraflexibilidad, que será la guerra de todos contra todos”.

La líder ultraderechista justificó la dureza y el tono bronco del debate con Macron el pasado miércoles.

“Lo que nadie entre los periodistas ha querido oír -argumentó- es que mi palabra no es más que el eco de la violencia social que va a explotar en el país. La terrible agresividad es la del programa de Emmanuel Macron”.