Protección del medio ambiente, uso y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, prioridades del Gobierno de BCS

  • Delineadas en el Plan Estatal de Desarrollo 2015-2021

La Paz.- Enmarcado en el Plan Estatal de Desarrollo 2015-2021, para el Gobierno de Baja California Sur, que encabeza Carlos Mendoza Davis, una de las prioridades es la protección del medio ambiente así como el uso y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales.

Para eso la visión de esta administración debe encaminarse en regular y ordenar el uso del territorio y de las actividades productivas, con el fin de lograr de manera equilibrada la protección del medio ambiente.

Por su condición insular, Baja California Sur presenta ventajas y particularidades como son sus paisajes naturales icónicos, con alto valor escénico para el desarrollo del turismo; la inocuidad de sus productos alimenticios agropecuarios y pesqueros; las especies de flora y fauna como son las ballenas, el berrendo, el borrego cimarrón, el venado, el puma, las cactáceas centenarias y la diversidad cultural, entre otros, susceptibles de un aprovechamiento sustentable, ventajas que muchos años se percibieron como obstáculos para implementar modelos de desarrollo de las distintas regiones, que hoy son un patrimonio ambiental invaluable.

El estado alberga el 23% de los litorales del país, el 95% de la superficie terrestre es rural en la cual se asientan más de 2,000 localidades menores a 10 mil habitantes, en donde la interacción equilibrada de los recursos naturales sostiene a los sistemas de vida.

Los procesos que se realizan en estos sistemas permiten la disponibilidad de los servicios ecosistémicos de los cuales dependen las actividades económicas y culturales de una región determinada, incluyendo el 5% de territorio urbano estatal, servicios que son reconocidos y valorados por todos los sectores productivos: agua en calidad y cantidad, producción de oxígeno, belleza escénica, recursos minerales, suelo y biodiversidad.

Se reconocen tres ecosistemas básicos, el bosque, la selva baja caducifolia y la vegetación xerófila que permiten el desarrollo principalmente de cactáceas de alto valor comercial en el mercado nacional e internacional, asimismo, existen relictos de especies de la flora y fauna para que, en las unidades de gestión ambiental, se promueva el aprovechamiento de la vida silvestre.

Por generaciones, los recursos forestales han sido considerados como la base de sustento de la ganadería extensiva y como proveedor de materiales de construcción, para la elaboración de artesanías, de leña y postes para cercos ganaderos. Sin embargo, tienen su mayor potencial en el aprovechamiento de productos no maderables, como la Damiana, orégano, jojoba, la hoja de palma y vara de palo de arco; además existen sitios con un alto valor paisajístico que pueden ser aprovechados mediante proyectos ecoturísticos o de turismo alternativo.

Actualmente, la producción del sector forestal aporta al Producto Interno Bruto (PIB) Estatal el 0.03% muy insignificante para ser considerado como un sector productivo en términos de generación de ingresos o empleos para la población. Su importancia radica en asegurar la prevalencia de los servicios ambientales, que son la base de las actividades productivas y la vida misma, generadores de agua y suelo.

La fauna también se distingue por su biodiversidad, de acuerdo a las condiciones físicas y bióticas del estado y sus regiones, tipo de vegetación, altitud y orografía. Existen más de 250 especies de aves residentes y migratorias; rapaces, canoras, acuáticas y de playa; invertebrados y vertebrados terrestres como anfibios, reptiles y mamíferos pequeños, entre los más importantes el berrendo peninsular, borrego cimarrón, puma americano, venado, paloma torcaza, chacuaca o codorniz, águila real, águila pescadora y muchas otras más. La flora y fauna en la entidad se caracteriza por una biodiversidad de especies y comunidades vegetales muchas de ellas únicas en el mundo.

En esta circunstancia, es imperativo desarrollar las actividades económicas contextualizadas en el desarrollo humano sustentable, bajo indicadores medibles desde los puntos de vista ambiental, económico y social, sin comprometer la viabilidad de futuras generaciones. Por ello, nuestra visión debe encaminarse en regular y ordenar el uso del territorio y de las actividades productivas, con el fin de lograr de manera equilibrada la protección del medio ambiente y el uso y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales.

Esta administración impulsará el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial (POET), como una importante herramienta para orientar la planeación del desarrollo, integrando y adecuando enfoques, métodos y procedimientos que permiten traducir las políticas de desarrollo en acciones concretas para resolver problemas específicos que presenta el territorio, por lo tanto el ordenamiento es un instrumento para el fomento del desarrollo de las actividades productivas más convenientes, en función de sus vocaciones naturales y socioeconómicas.

Existen 10 Áreas Naturales Protegidas: 3 Reservas de la Biosfera, 3 Parques Nacionales y 3 Áreas de Protección de Flora y Fauna a nivel federal, y una Zona Sujeta a Conservación Ecológica que abarcan una superficie de 3,004,287 hectáreas, que potencia el desarrollo de actividades bajo el principio de sustentabilidad y en apego a la normatividad ambiental, así como 171 oasis con alto valor cultural y paisajístico donde se asentaron los primeros californios y las misiones religiosas, en los cuales es factible detonar el desarrollo económico sustentable de estas zonas mediante un programa de Pueblos con Encanto Sudcaliforniano, para atraer a un segmento de turismo no invasivo y amigable con la región, que disfrute y aprecie las características de cada localidad sin comprometer los recursos naturales.

La entidad posee ventajas que la ubican como una de las entidades federativas con mejor calidad de vida, registrada, baja densidad de población, mejor nivel e integración de ingresos, población más calificada, alto nivel de competitividad, un grado promedio de escolaridad por arriba del promedio nacional, esperanza de vida y cobertura de servicios básicos aceptable, (agua entubada, energía, drenaje), razón por la cual los esfuerzos de gobierno estarán encauzados a superar las carencias y rezagos que aún están pendientes.

La pesca deportivo-recreativa es otra actividad de importancia económica para el estado. Además de conferirle una identidad como primer destino a nivel internacional, contribuye significativamente a la economía regional y genera empleos directos e indirectos potenciados por su fuerte vínculo con el sector turístico.

Hoy somos ya un destino y lo digo con todo orgullo, de clase mundial y no hablo sólo de Los Cabos, principalmente si, tenemos visitantes en todo lo largo y ancho de nuestro estado, porque nuestra entidad tiene cosas maravillosas que la naturaleza nos ha brindado para mostrar a México y mostrarle al mundo”, reiteró.

Aquí en Baja California Sur vamos a seguir sumando esfuerzos donde hay coincidencias y motivación común para lo que hoy suceda aquí pueda seguir pasando en otros lugares y en donde se vayan encontrando riquezas que sea necesario conservar, que así se haga por la belleza y riqueza en recursos con que cuenta el estado.

Hay que entender, subrayó, que lo que buscamos es el progreso de Baja California Sur y estamos garantizando que esto no se mal interprete, porque hay quienes creen que tener un área natural protegida es limitar la inversión y el flujo, lo que queremos es fomentar la inversión sin afectar lo más maravilloso que tenemos que es este estado dibujado por Dios.