Uso de la bicicleta como medio de transporte se impone en Bogotá

Bogotá, 19 Abr (Notimex).- El uso de la bicicleta se impone cada día más entre la ciudadanía de la capital colombiana como un medio alternativo de transporte amigable con el medio ambiente y una forma de recreación familiar los fines de semana.

El sistema de ciclorrutas nació en Bogotá en 1974 como un ciclopaseo turístico familiar, pero con el transcurso de los años las autoridades locales lo fueron reglamentado hasta que en 2005 la ciclovía fue distinguida en el II Concurso Internacional Ciudades Activas Ciudades Saludables.

La distinción internacional se dio al considerar que esta iniciativa promovía entre los habitantes de Bogotá una actividad física alternativa y eficiente, y en ese mismo año se creó la Red Americana de Ciclovías, que integraron varios países de Latinoamérica para replicar la experiencia de este modelo en Bogotá.

En la actualidad el modelo de las ciclovías está activo con sus respectivas variantes en diferentes ciudades de América Latina y, a través de dicha red, las autoridades responsables del programa se reúnen cada año para compartir experiencias y consolidar la práctica deportiva con sentido social y de salud pública.

Las autoridades de Bogotá en 2006 abrieron servicios complementarios para las ciclovías, como baños públicos, y organizaron a los vendedores ambulantes, los cicloparqueaderos y ciclotalleres, espacios donde la gente puede reparar sus bicicletas y monopatines.

En 2009 la Alcaldía de Bogotá, a través del Instituto Distrital de Recreación y el Deporte (IDRD), declaró las ciclovías Patrimonio de Interés Social, Deportivo y Recreativo, por la amplia aceptación entre la población, independientemente de la edad y del nivel socioeconómico.

Las ciclovías ya forman parte de la cultura ciudadana y recreativa de las familias residentes en Bogotá, que salen con grupos de amigos a disfrutar este espacio que se abre todos los domingos y días festivos.

La ciudad tiene unos 400 kilómetros de rutas exclusivas para las bicicletas, que facilitan que los ciudadanos puedan ir con seguridad a sus sitios de trabajo o de estudio.

Pero los domingos y festivos, los kilómetros aumentan porque vías importantes como la avenida Boyacá, que conecta el sur con el norte de la ciudad, habilitan parte de sus carriles a las ciclovías.

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) hecho en 56 ciudades de la región concluyó que Bogotá es una de las urbes que tiene la mejor infraestructura en toda América Latina para facilitar el transporte de sus ciudadanos en bicicleta.

Según la investigación del BID, en Bogotá el 5.0 por ciento de los viajes se hace en bicicleta y es la segunda proporción más alta del continente detrás de Rosario, en Argentina, con el 5.3 por ciento.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos aprobó una ley para incentivar el uso de la bicicleta, como principal medio de transporte, en todo el territorio nacional, aumentar el número de viajes en ese vehículo, mitigar el impacto ambiental producido por el tránsito automotor y mejorar la movilidad en las ciudades.

La normativa señala que todos los usuarios de los Sistemas Integrados de Transporte Masivo “que hayan usado la bicicleta como modo alimentador del sistema y que hayan validado a través del sistema unificado de recaudo 30 validaciones del uso de biciparqueaderos y/o puntos de encuentro, recibirán un pasaje abonado en su tarjeta”.

La nueva ley, de origen parlamentario, que fue liderada en el Senado por Claudia López y en la Cámara de Diputados por Angélica Lozano, estimula la instalación y utilización de portabicletas en “todos los medios de transporte pública terrestre como forma de integración modal del transporte”.

Tanto los Sistemas Integrados de Transporte Masivo, metro o sistema de tranvía “podrán definir protocolos para permitir el ascenso de bicicletas dentro de las cabinas de estos vehículos o la inclusión de compartimentos especiales para estas”.

De acuerdo con la Ley, los funcionarios públicos “recibirán medio día laboral libre remunerado por cada 30 veces que certifiquen haber llegado a trabajar en bicicleta”.

Por su parte, los empleados de empresas privadas, empresas mixtas, empresas industriales y comerciales del Estado y otros establecimientos regidos por el derecho privado “podrán adoptar el presente esquema de incentivos con arreglo a sus propias especificaciones empresariales”.