Input your search keywords and press Enter.

Hoteles boutique un concepto de hospitalidad que se creó en los años 80´s y se caracterizan por una particular ubicación, servicio y diseño: Bárbara Unzón

Hoteles boutique un concepto de hospitalidad que se creó en los años 80´s y se caracterizan por una particular ubicación, servicio y diseño: Bárbara Unzón

Lizbeth Jaimes Galindo

Cabo San Lucas.- Los hoteles boutique, son un concepto de hospitalidad que se creó en los años 80´s y se caracterizan por una particular ubicación, servicio y diseño. En Los Cabos, pese a la gran oferta hotelera de lujo que existe, los hoteles boutique se encuentran dentro de los preferidos de las parejas maduras, quienes buscan alejarse de todo para concentrarse en pequeños espacios personalizados.

 

4658u346htgb3wv4r

En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de platicar con Bárbara Unzón,  gerente general uno de los hoteles boutique más antiguos y bellos de este puerto turístico. Hablamos por supuesto de Casa Bella, ubicado en el Centro Histórico de la ciudad.

En su opinión, la gerente de este lugar nos compartió su opinión personal sobre el quehacer de la industria turística desde el sector que representa, las áreas de oportunidad en las que debemos trabajar y lo que nos espera en unos años más.

¿Qué hace especial a Los Cabos?

Lo que hace especial a Los Cabos sigue siendo la misma actividad con la que empezamos el desarrollo en este destino, la pesca deportiva, aunado a todas sus bellezas naturales como El Arco, un monumento rocoso que no hay en muchas partes, así como su clima. Todas esas características son por las que ahora Los Cabos, es popular y muy visitado.

 

retuh5e6rtb4wertdf

¿Cuáles son los retos en los que debemos trabajar?

En sus años de radicar en la localidad, señala que el pueblo ha crecido a marchas desproporcionadas, muy rápido y eso ha hecho que falte atención en diversas áreas. Sin afán de culpar a los gobiernos, el destino es de los más ricos a nivel nacional, que trae mucha economía, pero desgraciadamente esos recursos no son bien utilizados para que Cabo San Lucas sea una ciudad digna, que le inviertan en temas de seguridad, de infraestructura, limpieza.

Por otro lado, es importante que trabajemos en seguir brindando un buen trato hacia el turismo y cuidar sobre todo a los visitantes nacionales. Muchas veces la gente se enfoca a atender al extranjero, pero los connacionales también merecen nuestro respeto.

¿Estamos preparados socialmente para una nueva etapa de crecimiento?

Considero que no estamos preparados para ello, porque aunque tengamos los recursos para este nuevo crecimiento, faltan las personas correctas, enfocadas en realmente hacer un destino mejor, no necesariamente para el turismo, sino para quienes ya vivimos aquí.

“Hay mucha gente que viene de fuera para mejorar y tener oportunidades de vida, pero parece que a los gobiernos les interesa atender al turismo pero no necesariamente a ellos, sino la derrama que vienen a dejar”.

Por ello, insistió en que esta derrama de dinero no se invierte correctamente porque seguimos viendo colonias populares en muy malas condiciones, que siguen padeciendo de servicios básicos como el agua, la luz. Asimismo, la mala atención que hay en la educación, obliga a muchas familias hacer el esfuerzo de llevar a sus hijos a escuelas particulares.

“Si caminas por el centro, está normal entre comillas, pero salimos hacia las colonias donde vive la gente, vemos otro mundo”.

¿Cómo se preparan para la competencia?

La llegada de más hoteles no lo vemos como competencia porque son lugares con los que no hay comparación. Son grandes resorts y lo que nosotros ofrecemos es una casa fuera de tu casa, algo más pequeño, acogedor, familiar. Por lo tanto no hay punto de comparación.

Sin embargo, lo que nos preocupa de esos grandes desarrollos es que la mayoría viene con el concepto de todo incluido, lo cual poco a poco hace que los pequeños negocios ubicados en el pueblo vayan decayendo y no le dan la oportunidad a los turistas de conocer lo que ofrecen en este lado de la ciudad, desde la escena gastronómica, hotelera y comercial.

¿Cómo ve el futuro de Los Cabos?

Considero que actualmente estamos siendo invadidos por grandes empresas que no les importan las condiciones en las que viva la gente local ni mucho menos cómo inició todo este lugar. “Tristemente se está convirtiendo en un destino muy frío, en el sentido de que no hay esa calidez humana y se enfoca más a un destino de negocio”.

Otra cosa es que hay mucho extranjero que se ha venido a vivir aquí, pero eso no es de preocupar, sino que como ciudadanos nos estamos volviendo a las costumbres de ellos, cuando debería de ser al revés. “Lógicamente no debemos de cerrarnos ni quedarnos estancados sin crecer y salir adelante. Pero hay muchas costumbres muy fuertes que trae el extranjero que de repente hay lugares en donde pareciera que somos una ciudad de Estados Unidos. Estamos perdiendo la identidad de lo que es originalmente la gente y el ambiente de Los Cabos”.

Eso es parte de lo que hacen en Casa Bella; la gente que viene se siente como en su hogar, con un trato muy personal y de mucha confianza.

Contrario a eso, dice que hemos perdido esa calidez al ver a un turista con el signo de pesos, buscando siempre el “qué le puedo sacar”. Cuando realmente, es más importante tener clientes cautivos, que les guste el destino y regresen.

 

357234734Y5H345

Sobre Casa Bella:

El hotel Casa Bella es un negocio familiar, ya que era la casa de los Unzón. La propiedad fue adquirida hace más de 50 años, cuando esa zona estaba baldía.

El señor Unzón, al ser ingeniero civil fue construyendo poco a poco el inmueble hasta que en marzo de 1995, decidió convertir su casa en un hotel.

Con sus conocimientos en la construcción, el señor Unzón comenzó a diseñar y remodelar algunas áreas de lo que hoy es el hotel. Tras 8 años de intensas labores, abrieron el 15 de octubre del 2003, este año cumplirán 13.

Ese año empezaron con 8 habitaciones, actualmente cuentan con 13 y un SPA; dan empleo a 8 personas más los familiares.

El objetivo del hotel es brindarle al huésped un ambiente de casa, que sientan atención personalizada, refiriéndose a que no ven a los empleados como parte de un staff, sino como sus amigos. Buscan siempre adelantarse a la necesidad de sus clientes, conversar con ellos, llamarles por su nombre e identificarlos cuando regresan. Preguntarles sobre sus actividades y hablarles como si los conocieran de siempre.