Input your search keywords and press Enter.

Katia Cortés, primera piloto de rescate aéreo del Estado de México

Por Gerardo Avendaño

Toluca, 8 Mar (Notimex).– Con 29 años, Katia Yanina Cortés Pérez es la primera mujer piloto que pertenece a la Unidad de Rescate Aéreo Relámpagos del Estado de México. A bordo de un helicóptero realiza labores de apoyo para combatir incendios, trasladar a personas lesionadas o asistir en situaciones de emergencia.

“¡Amo mi trabajo!, siempre me encantó, es lo que quise hacer desde el momento en que pensé una carrera para toda la vida. Piloto de helicópteros fue mi mejor opción y la que más me llena con todo mi corazón y mi alma, ¡me fascina!”, aseguró en entrevista con Notimex.

Durante cinco años, Katia Cortés trabajó como sobrecargo en una aerolínea para pagar sus estudios y en 2016 egresó de la Escuela de Aviación México, de la Ciudad de México como piloto aviador de helicópteros; ese mismo año, el 1 de noviembre ingresó a la Coordinación de Servicios Aéreos del gobierno del Estado de México.

“Después de severos exámenes y pruebas que nos hicieron, éramos 100 pilotos que queríamos ingresar, de ahí 11 y terminamos siendo dos pilotos los que pudimos formar parte de la Coordinación de Servicios Aéreos”, comentó.

La Primer Oficial, Cortés Pérez aseguró que siempre tuvo en mente llegar a ser piloto de rescate, pues le apasiona y le parecen extraordinarias el tipo de operaciones en las que colabora actualmente, donde ayuda a personas que se encuentran entre la vida y la muerte.

“Creo que a veces, muchos de nuestros errores es no proyectarnos específicamente a donde queremos llegar o qué queremos lograr, por eso desvariamos.

“Cuando yo inicié la carrera, yo quería ser piloto de rescate, yo tenía esa sensación y esa emoción de decir ‘me encantaría ser piloto de rescate´, y ahora que estoy acá me encanta este tipo de operación, se me hace la más noble, la más bonita, la que te enseña más, te exige muchísimo”, destacó.

Katia Cortés siempre tuvo claro que quería pilotar una aeronave de rescate. Decidida a perseguir su sueño sobrellevó cada uno de los obstáculos que se le presentaron en su trayectoria.

Durante su formación profesional era la única mujer inscrita en la carrera, y aunque asegura que todo el tiempo tuvo las mismas oportunidades y trato, señaló que fuera de las aulas las condiciones son diferentes.

“Definitivamente te encuentras con ciertos obstáculos, todavía no está tan aperturado, todavía cuesta trabajo, todavía habrá pasajeros que digan ‘ay por qué viene una piloto mujer´, como hay pasajeros que me dicen, ‘eres mujer ¡qué padre!, bien por ti´.

“Entre mujeres hay mucho apoyo, eso ayuda muchísimo porque a veces somos nosotras mismas quienes nos ponemos los obstáculos”, aseveró.

Comentó que cada vez más se abren más espacios para las mujeres y se están rompiendo paradigmas de género, pues “no sé cómo sería hace 20 años, sin embargo, ahora se está aperturando, tanto que por eso estoy aquí”.

Como Primer Oficial está a cargo de realizar pruebas a las máquinas, realizar bitácoras y documentación, equipar el helicóptero. En el vuelo le corresponde apoyar en la navegación y tener las mismas habilidades de un comandante para reaccionar en situaciones de emergencia.

Al formar parte del Grupo Relámpagos, Cortés Pérez se enfrenta a situaciones de riesgo donde pone al máximo sus capacidades, desde aterrizar en zonas confinadas, en áreas polvosas, tener descensos pronunciados carreteras o en lugares que no están predestinados a este tipo de acciones, como lo es un helipuerto.

“Tuve un aterrizaje en un área polvosa y definitivamente sí el comandante tiene muchísimo más experiencia en esos asuntos y uno empieza a tomar experiencia, empiezas a conocer qué debes hacer y cómo reaccionar ante ciertas situaciones”, apuntó.

Además, al pilotar una aeronave que realiza las funciones de ambulancia, Katia está consciente de la responsabilidad que tiene para realizar las maniobras de forma precisa y tomando en cuenta que el tiempo es determinante para la salud del paciente.

“Al final todos los pasajeros deben ser tratados como ejecutivos, por así decirlo, llevamos personas importantes en cada vuelo que hacemos, todos somos humanos”, expresó.

Por ello, en la Unidad de Rescate Aéreo mantiene su capacitación tanto en el país como en el extranjero.

La piloto mexiquense compartió que sus primeros acercamientos con la aviación fue gracias a su padre, quien también fue piloto de helicópteros; después, al subirse a una de estas aeronaves como tripulante, descubrió su fascinación por estos aparatos, que la llevaron a sorprenderse por la capacidad humana de crear este tipo de mecanismos.

“Ver todo lo que puede hacer el helicóptero es maravilloso. Irte hacia delante, hacia atrás, permanecer estático. Después de que empiezas a ver cómo funciona y empiezas a tomar los controles y los pedales, ver como cada pequeño movimiento que haces repercute en otro, yo sudaba terriblemente al tratar de controlar el helicóptero y decía ‘esto cuando va a ser posible´, ¡es increíble!, te quedas con ganas de: ¡quiero más!”, narró.

Katia Cortés también ha sido pentatleta y practicó atletismo de alto rendimiento, actualmente, sus objetivos son continuar desarrollándose como piloto de rescate y convertirse comandante de una aeronave.

Declaró que admira a mujeres de distintos ámbitos que la inspiran en su vida, una de ellas es Ana Gabriela Guevara, actual titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

“Ana Gabriela Guevara fue uno de mis iconos de decir ¡wow!, porque además en esa época ella había ganado los campeonatos, entonces dije ‘me encanta’, me encanta ese desarrollo que tiene”, dijo.

En ese sentido, la Primer Oficial de la Unidad de Rescate Aéreo Relámpagos invitó a las mujeres a realizar y desarrollarse en cualquier actividad que ellas elijan.

“Que se anime totalmente, que lo haga, que lo intente, que nadie le diga que no, más que ella misma, no hay nadie que te puede detener más que tú misma. Y que tú lo experimentes, experiméntalo vívelo y si no es para ti no es y ya”, expresó Katia Cortés.