Input your search keywords and press Enter.

Mexicanas participan en debate del Vaticano sobre rol de la mujer

Mexicanas participan en debate del Vaticano sobre rol de la mujer

Ciudad del Vaticano, 8 Mar (Notimex).- Varias representantes mexicanas participan estos días de un debate sobre el papel de la mujer en la actualidad, organizado por la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) del Vaticano, y este viernes serán recibidas por el Papa Francisco.

Se trata de Mercedes Casas Sánchez, presidenta de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas y Religiosos, la consagrada Aurora Torres y María Luisa Aspe Armella, especialista en Historia de la Iglesia en México además de catedrática en varias universidades.

Ellas forman parte de un grupo de 35 personalidades femeninas que fueron invitadas especialmente a la asamblea de la CAL que aborda el tema: “La mujer, pilar en la edificación de la Iglesia y de la sociedad en América Latina”.

El resto de las participantes vienen de otros países de la región; entre ellas destacan Gabriela Castellanos, directora del Consejo Nacional Anticorrupción de Honduras y Yamila Osorio Delgado, gobernadora regional de Arequipa (Perú).

La asistencia de estas mujeres es excepcional ya que las asambleas plenarias de los organismos vaticanos suelen convocar a sus miembros, quienes son en su inmensa mayoría obispos y cardenales.

Por ello, a esta asamblea de la CAL acudieron también los purpurados mexicanos José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara y Carlos Aguiar Retes, flamante pastor de la Ciudad de México.

El encuentro, que tiene lugar en la Sala Bolonia del Palacio Apostólico, inició el martes 6 de enero y concluirá este viernes 9 con una audiencia privada que concederá el Papa Francisco a todos los participantes.

Esta noche, la Comisión ofrecerá una cena “de amistad y homenaje” para todas las asistentes a las cuales sumará a otras 40 trabajadoras del Vaticano de distintos niveles de responsabilidad.

“Por razones logísticas y económicas no ha sido posible invitar a las aproximadamente 700 mujeres que trabajan en el Vaticano, que serán simbólicamente representadas por las participantes en esa cena. Ésta será acompañada y animada por canciones populares que ponen de relieve la figura de la mujer”, explicaron los organizadores.

Precisaron que, en diversos momentos, el Papa ha destacado la importancia de las mujeres para la Iglesia latinoamericana y para la transmisión de la fe, no obstante “las arraigadas situaciones de injusticia que todavía sufren a causa del machismo en la región”.

Lamentaron que ellas sean abandonadas como madres que, solas, tienen que cargar con el cuidado, sostén y educación de la prole, sufran “odiosas discriminaciones” en ámbitos laborales o, sobre ellas, se descarguen las condiciones de pobreza e indigencia e incluso de todo tipo de violencias, que llegan hasta los muy numerosos casos de feminicidios.