Input your search keywords and press Enter.

Síndrome de ovario poliquístico es frecuente en edades reproductivas

Guadalajara, 9 Mar (Notimex).– El Síndrome de Ovario Poliquístico es el trastorno hormonal de origen endocrinológico más frecuente en la mujer, y normalmente se presenta en edades reproductivas, señaló el jefe del Servicio de Endocrinología en el Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco, Miguel Escalante Pulido.

“Es en personas jóvenes, puede ser a partir de los 15 o 16 años que están empezando a ovular, y el pico máximo es entre los 20 y 35 años, después disminuye, incluso después de lograr un embarazo estos trastornos pueden desaparecer, se empieza a regular el ciclo menstrual y se genera mejor impulso nervioso hormonal,” indicó.

Refirió que hay estimaciones de que entre un 25 a 30 por ciento de las mujeres en estos rangos de edad han tenido o tienen algún desajuste hormonal. Tan sólo en el servicio de Endocrinología que él encabeza se atienden entre cinco y 10 casos al mes de Síndrome de Ovario Poliquístico.

Para poder establecer un diagnóstico, el especialista dijo que además del uso de ultrasonido, se analizan las condiciones bioquímicas de la paciente.

“Una progesterona muy baja que nos habla de anovulación, alteración en las hormonas andróginas, en la producción de testosterona, y puede haber aumento de prolactina, otra alteración es que da pie al incremento en la producción de lípidos, es decir a la dislipidemia, aumento de triglicéridos y disminución del colesterol bueno (HDL)”, dijo.

Advirtió que además de los efectos mencionados, y de la dificultad de concebir debido a la ausencia de menstruación por varios meses incluso, el Síndrome de Ovario Poliquístico incrementa considerablemente el riesgo de presentar resistencia a la insulina.

“Cuando hay mucha testosterona, se manifiesta acné, hirsutismo (exceso de vello facial y corporal) o en lugares donde normalmente no lo tienen como la espalda, el tórax, etcétera, esa misma resistencia a la insulina les ocasiona también acantosis, que es un engrosamiento de la piel pero con una coloración obscura”, añadió el especialista.

Destacó que existen reportes de seguimiento por varios años a pacientes con estos desajustes hormonales, y se ha detectado elevación de riesgos cardiovasculares como arterioesclerosis y trombosis, debido a la dislipidemia que el propio Síndrome de Ovario Poliquístico general y a la resistencia a la insulina.

De hecho, añadió el experto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jalisco, hasta un 30 o 40 por ciento de estas pacientes, pueden presentar alteraciones de glucosa, desde intolerancia hasta diabetes mellitus.

Apuntó que son minoría las pacientes que requieren de una intervención quirúrgica, exceptuando los casos en que los quistes tienen dimensiones de cuatro o cinco centímetros, pero el 95 por ciento mejoran su condición con tratamiento hormonal y con medidas higiénico dietéticas.

“Invariablemente todas las pacientes mejoran con una dieta balanceada y bajando de peso, mucho del trastorno va a mejorar si cambiamos nuestros hábitos de alimentación”, resaltó.